Apreciar el suelo sobre el que caminamos