El acceso al agua potable para toda la población es esencial para el desarrollo sostenible